Pequeños grandes deseos

Pasamos gran parte de nuestras vidas deseando cosas. Pequeños deseos. Grandes deseos. Nos esforzamos en idearlos con todo detalle, en el tiempo, en el espacio. Colores. Formas. Yo, sin embargo, prefiero desear algo vagamente, sin excesivos detalles, y dejar que el universo me sorprenda.

Por poner un ejemplo, si deseo tener un coche deportivo descapotable y pienso en el modelo, el color, la fecha y el modo en el que me haré con él, las probabilidades de que mi deseo se cumpla son bajas. Si soy más vago con mi deseo (un coche deportivo), las probabilidades aumentarán. Puede que me encuentre un coche metálico, de juguete, mientras estoy sentado en el parque. Un deportivo descapotable. Sí, puede que no sea lo que quería realmente. O quizá sí. El universo me ha hecho un pequeño guiño. Me doy cuenta y sonrío. Deseo cumplido. Es a lo más que puedo aspirar.

Quizá parte de la felicidad consista en saber  reconocer y saber disfrutar esos pequeños giros inesperados, ser conscientes de los mismos. Deseos cumplidos en miniatura. Maquetas de deseos. Pero no por ello menos valiosos. Puede que incluso todo lo contrario. Que nos arrancan una sonrisa, a sabiendas que, muy probablemente, es a lo más que podemos aspirar.

Si deseo algo y el universo entero tiene que conspirar para que se cumpla, al menos que se lo curre un poco.

Foto: Fly, por Zev Hoover en Flickr (http://www.flickr.com/photos/fiddleoak/9044422587/)

Anuncios

2 comentarios en “Pequeños grandes deseos

  1. Tienes razón. Yo casi prefiero, hoy por hoy, no tener grandes deseos. Después de unos cuantos años de chascos casi mejor no me hago demasiadas ilusiones. Más que chascos, es que han pasado cosas que no esperaba y que son buenas, y todo aquello por lo que más he luchado se ha quedado en muy poco.
    Muy bonito y muy bien escrito. A mí no se me ocurren estas cosas. Áhí está la riqueza, conocer gente que aporte cosas que no se le ocurren a uno.
    Saludos 🙂

    1. Yo creo que sí sé puede y se debe tener grandes deseos. Hay gente que dice aquello de “cuidado con lo que deseas no se vaya a cumplir”. Por eso matizan mucho los deseos.

      Yo prefiero darle cierta libertad al universo para que “conspire” como quiera, si es que piensa conspirar. Y, sí no, me echo unas risas a su costa pensando que le he ganado la partida.

      Eso sí , nunca te creas todo lo que lees 🙂

      Mil gracias por comentar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s