¿Por qué somos felices?

Inauguro el blog con una de esas entradas que tenía en mente desde que empecé con El Miracielos, y que no he incluido en él por estar (quizá, aunque no seguro) lejos de la temática del mismo.

Y lo inauguro además con una de mis conferencias TED favoritas. Nada más y nada menos sobre por qué somos felices y el concepto de felicidad sintética.

No lo voy a contar mejor que Dan Gilbert en el vídeo TED que os dejo a continuación. Se supone que tiene los subtítulos en castellano, aunque en algunos dispositivos móviles no se ven 😦

No soy un psicólogo, así que me limitaré a lo que se dice en la charla (tal y como la entiendo). Muy muy resumidamente, los humanos nos distinguimos de otros animales por lo que Gilbert llama el simulador de experiencias. Es una parte de nuestro cerebro que nos permite determinar lo placentera que será una experiencia sin haberla probado. Sin embargo, este simulador de experiencias en ocasiones falla.

Y nos pensar que seremos más felices ante unas disyuntivas en la vida frente a otras. Conseguir un ascenso (frente a no tenerlo), mantener relaciones con una persona, ganar un sorteo, por citar unos ejemplos. Sin embargo, como se ilustra en la charla a través de varios ejemplos, las personas podemos ser igualmente felices aún encontrándonos con situaciones desfavorables, incluso traumáticas.

¿Por qué? Porque, una vez superado el shock, la frustración inicial, nos adaptamos a lo que tenemos. Porque sintetizamos felicidad. Y esa felicidad sintética no es mejor ni peor que la que podríamos llamar felicidad verdadera. Puede ser una adaptación, pero nos permite seguir adelante.

Y probablemente las cosas tengan que ser así. Si nuestro simulador de experiencias fuera infalible, y nos dijera que seremos igualmente felices realizando ese añorado viaje o no, estando con esa persona o no, consiguiendo el ascenso o no, la vida perdería, probablemente, mucho de su sentido. O eso creo.

Photo credits: Glasses for Happiness by  fab to pix (Flickr)

Anuncios

8 comentarios en “¿Por qué somos felices?

  1. Esta es una de las cosas en las que se distinguen las ciencias sociales de las no sociales. Me explico. Aquí hay un señor que nos cuenta su teoría de la felicidad. Como esta teoría hay otras, ni más ni menos válidas que esta. Por ejemplo, en psicología social hay distintas teorías que explican los comportamientos racistas, violentos, el altruismo, las estrategias de aculturación. Si coges un libro vienen las teorías más actuales, pero ninguna está por encima de la otra. Sin embargo, en las disciplinas científicas “duras”, da la impresión de que cuando te explican una cosa, eso es así y punto. Las matemáticas son exactas, pero la física y la química no, y la medicina ni te cuento. No sé si me he explicado, pero esto es lo que he inferido en todos mis años de estudio. Igual esto no tiene nada que ver con el artículo, pero bueno, es lo que me ha recordado al verlo.
    Imagino que en tu vida cotidiana estás más que ocupado, pero yo te animo a que sigas escribiendo cuando puedas, lo haces muy bien.

    1. Muchas gracias por los halagos! Para mí escribir es fruto de la necesidad de comunicar. No creo que escriba bien (aunque te agradezco infinitamente tu comentario). Tengo y sigo buscando mi estilo: habrá a quien le guste y a quien no. Me alegro de que estés entre las primeras.

      Tienes razón sobre lo de la teorías. Muchas veces es casi como la religión: buscas la explicación a todo que encaje en tus esquemas. O como las dietas, que cada uno tiene la suya, la que le hace adelgazar. A mí, lo de la felicidad sintética, me parece muy sugerente. Me encaja con muchas cosas de mi vida.

      Respecto a las ciencias exactas, no hay verdad absoluta, salvo en las matemáticas (si existen o son una invención humana es otra cuestión). Lo que se da por cierto hoy, es falso mañana.

      Muy pertinente el comentario.

      Gracias por contribuir a la discusión!

  2. Por los blogs que he ido leyendo por ahí, veo que en general los que escribís blogs sois gente culta y educada y eso se nota al escribir. También he visto que fruto del nivel educativo vuestro sois muy buenos profesionales en vuestro campo.
    En un blog no se trata de tener un estilo “pedante”, como los literatos. A mí a veces el estilo literario me aburre un poco. Lo que yo valoro, y esto es personal, es que detrás de ese profesional que siempre se vislumbra se vea algo más, se vea que hay una persona.
    Tengo ahora un internet un poco a pedales, a ver si escribo en mi blog, que a veces lo he tenido abandonado. Como verás yo escribo casi como hablo, muy de la calle, y eso que me corto bastante!!! 🙂 Ya sabes cómo somos los maños 🙂
    Y otra razón para apoyarte es que eres de mi tierra!!!

    1. Muchísimas gracias. Como tienes un blog (muy interesante, por cierto) ya sabes que lo de tenerlo es, o bien para crear “marca personal” o como hobby. En mi caso son ambas cosas. El estilo es el que sale. Te animo a seguir con el tuyo. He leído unos pocos artículos, y el estilo es muy bueno. Te leeré con muchísimo interés. ¿Hay alguna manera de suscribirse por correo (recibir notificaciones cuando publiques algo)? Gracias!

  3. Buenas Ángel. Me alegro mucho de que te haya gustado lo que has leído. Y eso que escribo a veces algunas cosas que…. en fin, porque no estamos en tiempos dictatoriales, que si no me canean. Escribo más bien por hobby y también por lo que tú también comentabas de la necesidad de comunicar lo que llevo dentro, y eso con leerme no es difícil verlo. Lo que ocurre es que muchas veces no sé qué escribir y cómo hacerlo.
    Para suscribirse he mirado y la verdad que no he visto nada, lo cuál tampoco me extraña. Empecé a escribir en blogia como quien no quiere la cosa, además me dijeron que era una herramienta muy utilizada, que ha había creado uno de Zaragoza. Yo no tenía experiencia en estas cosas, pero me fui dando cuenta de que utilizar blogia no es precisamente jugar en la Champions. De hecho, tengo pensado crear otro blog con un contenido más “profesional” y ahí sí que tengo clarísimo que utilizaré wordpress.
    Es curioso esto de los blogs. Escribí una cosa hace tres años relacionado con tema médico y no lo vuelvo a repetir. Tanto en el blog como en Facebook empezó a escribirme gente de América Latina preguntándome y no veas qué situación más embarazosa.Hay amigos que me han dicho que me leen pero que les da vergüenza comentar. Bueno, yo para los comentarios soy bastante audaz, no me corto, siempre respetando.
    Por cierto, acabo de publicar una nueva entrada. Suelo anunciarlo en Facebook y Twitter.
    Muchas gracias por tu apoyo.

  4. Hola Ángel.

    Muy interesante post. Aunque se podría resumir bastante: la felicidad es ese estado inalcanzable que nos invita a seguir viviendo. Sobre todo, en los tiempos que corren, esto que comentas sería divertido extrapolarlo al área laboral, o a lo psicotrópico, porque las drogas y el trabajo tienen por desgracia mucho que ver cuando tu vida pasa entre las cuatro paredes de cristal de una consultora.

    Bromas aparte, queda claro que el caldo de cultivo de la felicidad es un buen chute de endorfinas, por mucho que digan los budistas. Tras hacer el amor, tras hacer deporte, tras una buena charla; todos sentimos ese estado de paz que algunos idiotas llamamos felicidad. Entonces, ¿por qué no soltar por el aire acondicionado de la oficina vapores cargados de opiáceos? Si de mi dependiera, y fuese jefe de operaciones de cualquier empresa al azar, propondría los psicotrópicos como primera medida. Así aumentaríamos no sólo la productividad, si no también la felicidad de nuestros amados subalternos. ¿No comentabas sobre la “felicidad sintética”? Bien, ahí tienes un buen consejo que seguramente te será de utilidad muy pronto. Quién sabe, por si acaso ten a mano el “veneno” para ayudar a pasar los duros retos que te esperan.

    Atentamente, Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel .

    1. Que el mismísimo Don Fernando Álvarez de Toledo, Gran Duque de Alba, comente en este humilde blog sí es motivo de felicidad para su autor, y no precisamente sintética 😉

      En el hipotético caso de que fuera agraciado con la Dirección de Operaciones de una empresa (lo que, por cierto, sería todo un honor), sin duda tendría muy en cuenta el ejemplo dado por Su Excelencia, como se explica magníficamente en el siguiente enlace http://www.laboratorioti.com/2013/10/01/7-lecciones-gran-duque-alba-liderar-nuestro-equipo-hasta-exito-i/

      Aplicando esas “sencillas” normas, espero que no hagan falta opiáceos, aunque seguro que siempre vienen bien unas cervezas para celebrar los éxitos obtenidos por el equipo ;).

      Muchas gracias por tomarse el tiempo de leer y comentar 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s